Probabilidad de embarazo con ovodonación y semen de donante

En un tratamiento de donación de óvulos y/o espermatozoides la probabilidad de éxito es generalmente mayor en comparación con ciclos en los que se emplean gametos (óvulos y espermatozoides) propios, ya que los donantes son personas jóvenes y sanas, sin alteraciones genéticas ni enfermedades relacionadas con la fertilidad.

Aunque son muchos los factores que intervienen a la hora de conseguir el embarazo, los gametos juegan un papel muy importante. De ahí se deriva el aumento generalizado de las tasas de éxito de los tratamientos con donación.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿Qué importancia tienen las tasas de éxito?

Las tasas de éxito en la reproducción asistida son muy útiles, pues permiten calcular la probabilidad de conseguir el embarazo con esa técnica de reproducción asistida, generalmente por cada intento.

Aún así, se recomienda no basar la elección del centro donde se realizará el tratamiento en función de una cifra, puesto que con las estadísticas es sencillo equivocarse y no poder comparar bien.

Lo primero es asegurarse de que se hace referencia a la misma tasa. Existen varios tipos de tasas, como por ejemplo:

  • La tasa de embarazo. Aquí además cabe diferenciar si se trata simplemente de una beta hCG positiva o se cuenta la evolución hasta la semana 8-12 de embarazo.
  • La tasa de parto
  • La tasa de recién nacido vivo, que es obviamente la que interesa.

La realidad es que no todos los embarazos llegan hasta el final, no siempre se consigue tener un hijo, por lo que hay que tener en cuenta también las tasas de aborto y detención del embarazo.

Otro aspecto a tener en cuenta es la cantidad de tratamientos que se realiza en un centro, puesto que sus resultados pueden no ser representativos. Es decir, si una clínica hiciese un tratamiento a una sola paciente en un año y esta se quedase embarazada, su tasa de embarazo sería del 100%, pero evidentemente, con sólo un caso, esa tasa no tiene validez.

Éxito de la ovodonación

El éxito reproductivo suele hacer referencia al nacimiento de un niño y no al porcentaje de embarazo. Sin embargo, muchas veces se mide el éxito de un tratamiento en función de este último parámetro.

Por esta razón, cuando hablamos del éxito de un proceso de reproducción es importante determinar en base a qué factor estamos calculando el éxito.

Cuando se emplea la donación de óvulos, el tratamiento de reproducción asistida que se emplea es la fecundación in vitro (FIV), ya sea mediante la técnica convencional o la más avanzada técnica de la ICSI (inyección intracitoplasmática de espermatozoides).

El porcentaje de embarazo por transferencia en un ciclo de donación de óvulos es del 55,9%y la tasas de parto, es decir, de recién nacido en casa por cada transferencia es del 36,4%, según datos del estudio realizado por la SEF (Sociedad Española de Fertilidad) en 2014 a partir de 8.238 transferencias embrionarias procedentes de 9.008 ciclos de recepción de óvulos.

Estos valores hacen referencia a la donación de óvulos en fresco. Si la donación no es en fresco, es decir, si los óvulos de donantes sufren un proceso de vitrificación/desvitrificación, las tasas de éxito varían ligeramente:

  • Tasa de embarazo por transferencia: 39,7%
  • Tasa de parto por transferencia: 24,7%.

El estudio no menciona si el semen empleado es de donante y, por tanto, estamos ante casos de doble donación (donación de óvulos + espermatozoides) o si se trata de semen de la pareja de la paciente. Tampoco tiene en cuenta la edad de la receptora, la cual puede hacer variar ligeramente los resultados a pesar de no ser un factor determinante.

Es importante tener en cuenta que las tasas que comentamos a continuación se han obtenido a partir de una media entre los resultados de diferentes clínicas de fertilidad de España. Por tanto, es posible encontrar clínicas con tasas de éxito mayores o menores.

Cuantos más intentos de ovodonación haga la mujer más probabilidad de éxito habrá. Generalmente, tras 3 o 4 intentos de ovodonación la mayoría de mujeres logran el embarazo.

Embarazo con donación de semen

Cuando hablamos de donación de semen, podemos emplear dos técnicas de reproducción asistida:

  • Inseminación artificial de donante: introducción del semen en el útero de la mujer a través de una cánula. En esta técnica los ovocitos son necesariamente propios, es decir, de la futura madre.
  • Fecundación in vitro: podemos emplear óvulos de donante (doble donación) o de la propia paciente, obtenidos previamente a la fecundación por medio de la punción ovárica. La fecundación puede realizarse de forma convencional o por ICSI.

El estudio de la SEF del 2013 también incluye las probabilidades de éxito obtenidas para la inseminación artificial y la fecundación in vitro con semen de donante.

La probabilidad de embarazo por ciclo en mujeres menores de 40 años fue del 22%, mientras que para mujeres de 40 años o más fue del 13%. La edad es un factor muy importante a tener en cuenta en una inseminación artificial, ya que la calidad de los óvulos de la paciente se reduce significativamente a medida que pasan los años.

De los embarazos por IAD el 88,5% fueron únicos, es decir, de un solo bebé, y el 11,5% múltiples. De entre los múltiples el 10.1% fueron gemelares, el 1,2% triples, y el 0,2% de más de tres sacos.

Cuando se realizan varios intentos de inseminación artificial, las posibilidades de éxito aumentan, por lo que la tasa de embarazo es acumulativa. Esto significa que si no se logra el embarazo a la primera, aumentan las probabilidades de que se produzca el éxito en una segunda, tercera y cuarta inseminación.

Tras 4 inseminaciones el embarazo se consigue en un 60-70% de los casos. Si la pareja o mujer sigue sin lograr tener un hijo la recomendación es intentarlo por fecundación in vitro, una técnica de reproducción asistida más compleja que ofrece unas mejores tasas de éxito.

En cuanto a la fecundación in vitro con donante de esperma, el estudio de la SEF no distingue si los óvulos son de donante o de la paciente. Por esta razón, aunque el estudio indica una tasa de parto por transferencia en un ciclo con semen de donante del 26,2%, se trata de un valor general, por lo que no es demasiado representativo.

En casos de doble donación, la calidad de los embriones será mayor, puesto que provienen de óvulos y espermatozoides “fuertes” y, por tanto, el éxito será de forma generalizada algo superior. No obstante, esto dependerá de otros factores como la edad de la receptora, la receptividad uterina, las características del útero, la evolución de los embriones, etc.

Preguntas frecuentes

¿Por qué puede fallar la ovodonación?

A pesar de que los tratamientos con óvulos de donante ofrecen unas tasas de embarazo muy elevadas, no siempre se logra el objetivo, bien porque los embriones no consiguen implantar o porque ocurre un aborto espontáneo. Esto puede ocurrir por varios motivos:

  • Alteraciones uterinas: pólipos, miomas, endometriosis, adherencias o tabiques en la cavidad uterina, entre otros factores, pueden impedir o dificultar la implantación y sería preciso tratarlos con cirugía antes del tratamiento.
  • Alteraciones inmunológicas: el sistema inmunitario debe funcionar correctamente para que pueda ocurrir la implantación y el desarrollo adecuado del embarazo, ya que el cuerpo materno debe “tolerar” al embrión.
  • Alteraciones de la coagulación sanguínea (trombofilias): una correcta coagulación es necesaria para que haya una mayor probabilidad de que se produzca la implantación y que el embarazo pueda seguir adelante.
  • Causas genéticas: los espermatozoides pueden contener alguna alteración genética que impide el desarrollo del embrión.
  • Baja calidad de los embriones: los espermatozoides pueden no ser de buena calidad y por tanto no se consigue una buena calidad embrionaria. También es posible, aunque poco frecuente, que los óvulos de la donante no sean de buena calidad, por lo que habría que cambiar de donante.

¿Por qué puede estar fallando mi tratamiento con semen de donante?

En el éxito de los tratamientos de inseminación artificial y FIV, aunque sean con semen de donante, influyen factores como la edad, el grosor y aspecto del endometrio, la causa y duración de la infertilidad, y el protocolo y la medicación para la estimulación ovárica.

Para saber por qué el tratamiento está fallando, el médico especialista debe analizar todo lo ocurrido durante el proceso. En caso necesario, si considera que la respuesta a la medicación no ha sido adecuada, podría simplemente cambiar la pauta de estimulación o la medicación para ver si mejora el resultado.

Otra alternativa es cambiar el tipo de tratamiento; por ejemplo, si tras 3 o 4 intentos de inseminación artificial no se ha logrado el embarazo es conveniente intentarlo por fecundación in vitro, o si se estaba haciendo FIV con óvulos propios y ya ha habido muchos intentos fallidos se puede plantear la posibilidad de utilizar también óvulos de donante.

Un comentario

  1. usuario
    Bego Tuiz Golea

    La estadística es muy complicada y se puede jugar con ella muy fácilmente. Desde mi posición de una persona que trabaja de cerca con la estadística, siempre recomiendo la importancia de los porcentajes (más si hablamos de éxito) pero sobretodo la importancia de leer bien los datos e interpretarlos bien.
    Confundir a los clientes, en este caso pacientes, es algo muy fácil y un recurso muy empleado por algunas empresas.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso de foros o formularios indica que estás aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.   Cerrar