Infertilidad, ¿estás obsesionada? por Red Infértiles en inviTRA 2014

Tener que acudir a una clínica de reproducción asistida porque no se consigue el embarazo no es una tarea fácil desde el punto de vista emocional. Las personas que han pasado por estos tratamientos coinciden en la enorme carga emocional que supone pasar por la reproducción asistida.

Irene Acosta, como representante de la Asociación Red Nacional Infértiles se encarga de esta charla acerca de cómo se vive la infertilidad desde el punto de vista de la paciente, las emociones y los distintos sentimientos por los que pasa una pareja o mujer que desean tener un hijo y no pueden conseguirlo de forma natural.

La Asociación Red Nacional Infértiles pretende ser un lugar de encuentro para todas aquellas personas que sufren la infertilidad. Una de sus creencias más fuertes es que el mejor apoyo proviene de personas que han pasado por lo mismo, de forma que ofrecen información, comprensión y alguien que ha pasado por lo mismo y es capaz de escuchar.

En esta ponencia, Irene Acosta lee típicas frases que han escuchado las personas infértiles y explica los sentimientos que se tienen al oírlas. Como explica al inicio de la charla, las personas con problemas para tener hijos entienden que familiares, amigos, conocidos o incluso el personal médico no pretenden herir o hacer sentir mal al decirlo.

Es importante tener empatía por la persona que está en un tratamiento de fertilidad, ponerse en la piel del otro para evitar hacer daño. La empatía es la cualidad clave para tratar a una persona que está pasando por este tipo de tratamientos, las frases hechas pueden hacer sentir mal a la persona y crearle un sentimiento de culpa.

Soporte emocional a mujeres infértiles

Muchas mujeres que pasan por los tratamientos de fertilidad tienen la sensación de sentirse solas o incomprendidas, los foros de infertilidad o lugares como la asociación Red Infértiles hacen que se sientan comprendidas y acompañadas. Así mismo, es importante tener en cuenta que no todo el mundo reacciona igual ante los mismos problemas, cada persona tiene unos valores y una forma de afrontar las cosas, que una mujer no haga lo que tu harías, no significa absolutamente nada, puesto que cada persona es distinta y en cuestiones médicas o de salud reproductiva no hay opciones correctas e incorrectas, todas son válidas y cada persona tiene derecho a elegir lo que mejor considere sin ser juzgada.

Durante el tratamiento, sobretodo si hay fallos de implantación o pérdidas gestacionales es habitual experimentar distintas fases, como por ejemplo no querer saber nada de amigas con hijos, o no querer celebrar nacimientos o embarazos. Esto son fases y no se debe tener sentimiento de culpa, aquellos amigos que de verdad tienen confianza lo entienden y respetan el tiempo y el espacio que estas mujeres necesitan en determinados momentos.

El camino a la maternidad no siempre es sencillo, el camino es largo y complicado pero aquellas que están en un tratamiento saben que aunque no sea por una certeza, si no por una posibilidad de tener un hijo, vale la pena todo el sacrificio y el esfuerzo. Muchas personas pasan por este mismo camino y han pasado por las mismas dificultades para lograr su sueño, tener un hijo.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso de foros o formularios indica que estás aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.   Cerrar