Tratamientos de fertilidad con donación de semen

La donación de espermatozoides es un proceso voluntario, anónimo y gratuito por el que un chico dona su esperma a una mujer o pareja para que sea empleado en un tratamiento de reproducción asistida con el objetivo de lograr el embarazo. El semen puede ser donado directamente a una clínica de fertilidad o a un banco de esperma.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿Cuándo hace falta el semen de un donante?

Cuando una pareja lleva tiempo intentando concebir y no lo consigue, debe realizarse pruebas que determinen la causa de esterilidad. Si se encuentran alteraciones en el hombre, la donación de semen podría suponer la solución al problema de fertilidad.

Las principales razones por las que se recurre a la donación de esperma son:

  • Incapacidad de lograr el embarazo con el semen propio por mala calidad seminal.
  • Enfermedad hereditaria en el futuro padre
  • Ausencia de pareja masculina: parejas lesbianas y madres solteras

El esperma de donante puede utilizarse tanto en la inseminación artificial como en la fecundación in vitro (FIV).

Si las pruebas de fertilidad de la mujer indican ausencia de patología, es decir, si no hay problemas femeninos, podrá llevarse a cabo la inseminación artificial con semen de donante. Para ello, será necesario que las trompas de Falopio sean funcionales y que los ciclos menstruales sean normales.

Si por el contrario, la mujer también presenta algún problema de fertilidad, se recurrirá a la FIV con semen de donante y preferiblemente con sus propios óvulos. Únicamente en caso de problemas relacionados con la calidad y/o cantidad de óvulos se recurrirá a la FIV con donación de óvulos y de espermatozoides.

Puedes encontrar más información sobre este proceso aquí: Doble donación.

Calidad del semen

Generalmente, las tasas de éxito de un tratamiento de reproducción asistida cuando se emplea esperma de donante son algo superiores en comparación al uso del semen del paciente o futuro padre. Esto es debido a la elevada calidad de las muestras seminales de los donantes ya que se trata de chicos jóvenes y sanos.

La diferencia en la probabilidad de embarazo al usar semen de paciente o semen donado no es tan marcada como ocurre con la ovodonación. Esto es porque la calidad seminal no se ve especialmente deteriorida con el paso de los años. Por el contrario, la calidad y cantidad de óvulos disminuye sustancialmente con la edad de la paciente.

Cuando la muestra de semen propio no presenta la calidad suficiente para dar lugar a un embarazo, las parejas heterosexuales pueden recurrir a la donación de semen al igual que las mujeres solteras y las parejas lesbianas.

Las principales patologías por las que la viabilidad del semen se ve afectada son:

  • Azoospermia: ausencia de espermatozoides en el eyaculado.
  • Oligozoospermia: baja cantidad de espermatozoides en el eyaculado.
  • Criptozoospermia: muy baja cantidad de espermatozoides en el eyaculado.
  • Astenozoospermia: problemas de movilidad seminal.
  • Teratozoospermia: alteración de la morfología espermática.

Algunos de estos problemas seminales pueden resolverse aplicando las técnicas de reproducción asistida sin necesidad de recurrir a la donación de semen para conseguir el embarazo. Sin embargo, cuando el grado de estas patologías es severo o se padece una combinación de varias de ellas, puede ser necesario utilizar semen de donante para poder lograr el embarazo.

Como hemos comentado anteriormente, la presencia de alteraciones genéticas también es otro motivo que puede llevar a un hombre a renunciar a su propia genética con el principal objetivo de evitar la transmisión de la enfermedad a la descendencia.

Mujeres sin pareja masculina

La reproducción asistida y la donación de semen permite a cualquier mujer ser madre sin necesidad de pareja masculina. Así, las parejas lesbianas y las mujeres solteras pueden realizar una inseminación artificial o una FIV con semen de donante.

Como hemos comentado, si la mujer no presenta problemas de funcionalidad tubárica, tiene una buena reserva ovárica y su ovulación se produce de manera adecuada, lo más habitual es que se realice la inseminación artificial, ya que es la técnica de reproducción asistida de menor complejidad.

Si por el contrario, la mujer no cumple los requisitos para la inseminación artificial o no se consigue el embarazo, se procederá a realizar la FIV con semen de donante y óvulos de la paciente o también de una ovodonante.

En el caso de las parejas lesbianas existe una opción adicional conocida como método ROPA (Recepción de Óvulos de mi Pareja). Se trata de una FIV en la que se emplea semen de donante y óvulos de una de las mujeres de la pareja. Posteriormente, los embriones son transferidos a la otra miembro, que es la que llevará a término el embarazo. De esta manera, ambas participan en el nacimiento de su futuro hijo. Puedes leer más sobre este proceso aquí: Donación de esperma para parejas lesbianas.

Donación de esperma anónima y altruista

La Ley sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida (ley 14/2006) establece las condiciones de la donación de semen en referencia a la compensación económica recibida por los donantes, la confidencialidad de su identidad, los requisitos para poder donar semen, etc.

Según esta legislación, la donación de espermatozoides en España debe ser:

  • Anónima: los futuros padres no sabrán la identidad del donante ni tampoco éste conocerá a los futuros padres. Tampoco el bebé nacido de la donación podrá solicitar información privada o de contacto sobre el donante. La selección del donante la realizará la clínica de fertilidad donde vaya a llevarse a cabo el tratamiento reproductivo.
  • Atruista: la donación está considera como un acto gratuito y formal. La venta de semen por parte del donante está prohibida. No obstante, el donante recibirá una compensación económica por las molestias que le pueda causar el proceso de donación así como por los posibles riesgos y gastos que le suponga. En España, esta compensación es de entre 30 y 50 euros por muestra./li>
  • Voluntaria: el donante debe firmar un consentimiento informado en el que garantice que se somete al proceso de forma consciente y voluntaria.

Otro aspecto importante incluido en la ley de fertilidad española es el límite de donaciones de semen, establecido en seis recién nacidos vivos por cada donante.

Si quieres leer más sobre la legislación sobre la donación de semen te recomiendo este artículo: Ley de donación de óvulos y semen.

2 comentarios

  1. usuario
    Agus Gui

    Cirptozoospermia… madre mía, que mal suena eso. No lo había oído nunca. Mi problema es astenoteratozoospermia, pero además en mi familia hay una alteración genética que aunque yo no la sufro puedo transmitirla y por ambas cosas he necesitado la donación de semen.

  2. usuario
    ILUSIONADA

    Me plantee hace unos años la donación de semen y no me decidí. No quería tener que criar a mi hijo sola así que terminé por esperar. He tenido la suerte de encontrar a un hombre que me quiera y que comparta la ilusión y el deseo de tener un hijo. El problema es que no tiene espermatozoides y en la biopsia tampoco se los han encontrado. Al principio estábamos un poco frustrados pensándolo mejor con semen de donante no vamos a tener que renunciar al embarazo ni a la paternidad así que estamos con inseminaciones por ahora. Esta semana me hago la beta, espero que sea positiva, sería la mujer más feliz del mundo!

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso de foros o formularios indica que estás aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.   Cerrar